Abandona los complejos

La belleza física es algo con lo que sueñan muchas personas. Algunas más o menos agraciadas que otras no han aprendido a aceptarse y caen en el triste error de acomplejarse cuando se comparan con otros.

Si todo empieza en nuestros pensamientos, necesitamos cambiar la imagen que tenemos de nosotras mismas, asumiendo nuestros defectos  Sí, pero nunca por encima de nuestras virtudes.

¿Qué más podemos hacer?

-Piensa en tu belleza interior y no escuches los comentarios negativos de personas que solo desean lapidar tu autoestima.

-Comprende que valemos más por lo que somos como seres humanos y no por nuestra apariencia.

Actua según tus propias convicciones, no lo hagas solo por agradar al resto.

-Rescata el sentido del humor. Las bromas son solo eso: bromas. Aprende a diferenciar un chiste de una ofensa.

Evita las cirugias. Una operación estética no es la solución a tus complejos. Lo principal es amarte como eres.

Compartir este artículo

Ir a la barra de herramientas