Gainsbourg (Vida de un héroe)

Estamos en 1941. Lucien, hijo de padres ruso-judíos, corretea por las calles de París,luciendo orgulloso una abominable estrella amarilla en la solapa de su chaqueta. Cuandose cruza con la milicia francesa de ideología nazi, el niño, sin apenas saber qué significanesas palabras, comienza a cantar la Marsellesa.De repente, algo detiene al pequeño. Es una cara horrible que se parece bastante a lasuya, colgada para que todos se mofen de ella. Lucien siente deseos de huir o borrar esaimagen tan grotesca, pero permanece inmóvil. La caricatura cobra vida y empieza aseguirle. Desde ese momento, la imagen no le abandonará nunca, convirtiéndose en susombra, su maldición, su inspiración, su única compañía y su alter ego.Porque, aunque todavía no lo sabe, el pequeño Lucien terminará convirtiéndose en SergeGainsbourg, todo un icono de la cultura francesa, un referente en la música de su país.Cuarenta años después de aquel recuerdo, provoca una revuelta dentro de un conciertodonde tiene que interpretar una versión reggae de la Marsellesa. El hall del recinto estáasediado por militares y los músicos negros, ni siquiera se atreven a subir al escenario.Curiosamente, y de forma casual, Gainsbourg se convierte en una leyenda al ganarse alos franceses con su himno subversivo.

Compartir este artículo

Ir a la barra de herramientas