Humor y sexo

El pueblo inuit –esquimales- utilizan el termino reír para referirse a las relaciones sexuales. Y es que el sexo debería ir asociado siempre a lo gozoso, a lo placentero, a lo divertido, y no al sufrimiento, a la vergüenza y al dolor, como a veces ocurre. Estudios científicos ponen de manifiesto la eficacia de la terapia de la risa en el tratamiento de numerosas enfermedades y dolores. Se relaciona la risa con la salud del corazón, en sentido físico y también con la salud amorosa, añadiríamos nosotros.

La Universidad de las Palmas de Gran Canaria tiene un aula de Humor, donde organiza debates a propósito de la influencia del humor en nuestra vida. El tema de uno de los debates es: LA ‘HUMORSEXUALIDAD’: SEXO EN EL HUMOR Y HUMOR EN EL SEXO.

Se tratará de averiguar las causas del recurso al sexo y chistes relacionados con el sexo en el humor. También si el sentido del humor puede tener relación con el atractivo. ¿Por el humor al amor? El debate es ciertamente interesante, y nuestra experiencia nos dice que el sentido del humor es muy buen aliado para el disfrute sexual. Si somos capaces de jugar, bromear, reír, de darle color al sexo y sacarlo del blanco y negro, será más fácil evitar los problemas sexuales. Si el sexo es divertido y nuestra actitud positiva dejaremos de lado inseguridades y pensamientos intrusos –¿Se dará cuenta de los michelines? ¿Notará mi pecho muy caído? ¿Conseguiré una erección? ¿La mantendré? ¿Eyacularé muy pronto? ¿Orgasmará? ¿Orgasmaré?– y nos dedicaremos a disfrutar del momento.

Por nuestra experiencia, nosotros decimos que muchas veces el sexo va desde la comedia al drama. La gente habla del sexo de modo chistoso en las tertulias. Algunos pacientes con problemas sexuales pueden inventar proezas y contar chistes jocosos, tratando de compensar su malestar; pero cuando acuden a consulta tienen una visión trágica de su experiencia. A las personas que tienen problemas y dificultades sexuales y ciertamente a todo el mundo, le vendría muy bien el sentido del humor en la cama. No olvidemos que la ansiedad anticipatoria es el peor enemigo del placer sexual, y que el bienestar que produce el sentido del humor es incompatible con la ansiedad.

¿Que opináis vosotros sobre la relación de sexo y humor? ¿Cual ha sido la situación más divertida en vuestra vida sexual? ¿Pensáis que con sentido del humor todo es más fácil, incluido el sexo?

Autores: Dra. María Pérez Conchillo, psicóloga clínica y sexóloga; Dr. Juan José Borrás Valls, médico sexólogo y psicoterapeuta; y D. Xud Zubieta Méndez, psicólogo sexólogo. Profesionales del Instituto de psicología sexología y medicina sexual Espill.

Compartir este artículo

Ir a la barra de herramientas