La felicidad, una cuestión de actitud

La felicidad es un estado de ánimo que se produce cuando crees haber alcanzado una meta deseada. Alcanzarla causará en ti  satisfacción personal (la llamada paz interior), un enfoque más positivo y te estimulará a conquistar nuevas metas.

Tener una actitud positiva ante la vida depende del factor genético y del ambiente en el que la persona crece.  Siendo sus primeros años de su existencia fundamentales para la construcción de su estado anímico.  Sin embargo,  la felicidad también es una cuestión de actitud. Todos podemos aprenderla adoptando un pensamiento optimista.

Creer en nosotros mismos y aceptar las cosas tal y como nos vienen” y “Somos humanos y, por lo tanto, cometemos errores”,  son frases que deben estar posicionadas en tu mente para promover los momentos felices. Así lograrás alcanzar tus metas propias y sentirás satisfacción por lo vivido. ¡Buena suerte!

Compartir este artículo

Ir a la barra de herramientas