La primera vez

¿De verdad nos marca tanto ‘la primera vez’? La primera experiencia sexual puede ser importante, pero no tiene necesariamente por qué ser determinante en la persona. De mayor relevancia es la cuestión de en qué condiciones y circunstancias ocurre esa ‘primera vez’.

Para empezar, ha de quedar claro que eres tú quien decide cuándo y cómo quieres que ocurra esa primera vez. Asimismo, eres tú quien determina hasta dónde quieres llegar. Es importante que se informe al compañero —o compañera— sexual que se trata de la ‘primera vez’ para que lo tome en cuenta y tenga un mayor cuidado.

Sugerimos a la persona que está con alguien primerizo que recuerde cómo fue su primera relación y cómo le hubiera gustado que fuera —que se ponga en el lugar de su acompañante—. En la primera relación sexual suele haber nervios y preocupaciones con respecto a lo que ocurrirá y si se estará a la altura de la ocasión. Por lo tanto, es imprescindible mentalizarse, relajarse y centrarse —sobre todo en las sensaciones—.

Por otro lado, están las expectativas exageradas de lo que supone el coito. Hemos escuchado más de una vez comentarios como: “Tampoco es para tanto, yo me esperaba mucho más”. Sobre todo de mujeres que han estado guardando su virginidad, con una idea excesivamente romántica, y han quedado defraudadas por la carnalidad del acto. Es que el placer sexual y el orgasmo, es lo que es, y está para disfrutarlo, no para mitificarlo.

La primera vez no tiene por qué ser dolorosa, ni tampoco tiene que haber sangre necesariamente. De hecho, si la mujer esta bien preparada es muy probable que no sangre ni sienta dolor. También es posible que no orgasme. El placer requiere de un aprendizaje.

En cualquier caso, se recomienda que se seleccione muy bien, como ya hemos dicho en otra ocasión: dónde, cuándo, cómo y con quién. En cuanto al sitio y la hora: el lugar más íntimo posible —donde no vayan a ser sorprendidos e importunados por nadie— y una hora en la que se pueda ir con calma.

Sugerimos estar sobrios. Las sustancias tóxicas pueden actuar como inhibidoras sexuales. También pueden afectar tu criterio al tomar decisiones importantes durante el encuentro.

Como hemos anotado antes, se considera conveniente mantener un nivel moderado de expectativas. Si éstas son demasiado altas suelen causar decepción o desilusión. Quizás para empezar debe bastar con relajarse y experimentar las distintas sensaciones que acompañan la relación sexual. Será más fácil sentirse contento y satisfecho si se es capaz de expresar lo que se desea y lo que le satisface.

Mucha atención: es posible quedar embarazada en la primera relación sexual. Para evitar sorpresas es imprescindible que se tomen medidas de protección —uso del preservativo— ante un posible embarazo no deseado y también mucha atención a las enfermedades de transmisión sexual. La mayoría de las consultas que recibimos de gente joven tienen como causa las incipientes medidas empleadas para prevenir embarazos no deseados. Infórmate y que la situación no te pille por sorpresa.

Y para los que ya pasó la primera vez, estaría bien que nuestras experiencias pudieran servir de ayuda y de apoyo a los que comienzan. ¿Y tú…tienes alguna recomendación?

Autores: Dra. María Pérez Conchillo, psicóloga clínica y sexóloga; Dr. Juan José Borrás Valls, médico sexólogo y psicoterapeuta; y D. Xud Zubieta Méndez, psicólogo sexólogo. Profesionales del Instituto de psicología sexología y medicina sexual Espill.

Ilustración: Ricardo Fumanal

Compartir este artículo

Ir a la barra de herramientas