Las caricias en el rostro: ¿Importan?

El rostro suele ser un parte olvidada en una relación erótica desde el punto de vista del tacto. Sin embargo, esta delicada zona tiene el poder de conectarse sensitivamente con todo el cuerpo.

Si observar el rostro del ser amado da sensualidad como acto previo al romance, acariciar suavemente las mejillas, los párpados, las pestañas, las sienes y las cejas, transmitirán el cuidado y la ternura que le brindas.

El dar placer a tu pareja no depende las proporciones de ninguna parte del cuerpo. En una relación sexual y erótica lo más importante son la dedicación, la ternura y  la idea de que cada parte de nuestro cuerpo es una fuente potencial de placer.

Compartir este artículo

Ir a la barra de herramientas