mi artículo para adwomen

La ciudad de Puebla, en Méjico, es una de las ciudades que se suma a esta iniciativa con el objetivo de ofrecer mayor seguridad a las mujeres en el transporte.

Los taxis rosas son conducidos por ellas y, por supuesto, no paran a los hombres. Lo bueno de éstos taxis es que están totalmente equipados con un kit de belleza, un botón anti pánico y un GPS específicamente pensado para nosotras. Sesenta conductoras de taxis rosas de entre 25 y 45 años son las encargadas de trasladar a lo largo y ancho de la ciudad a las demás mujeres.

Una iniciativa que tiene mucho tirón en Londres, donde está todo pensado; se paga con tarjeta de crédito para evitar robos o se hacen dos llamadas perdidas al móvil para que la mujer baje justo en el momento que llega el taxi. En el caso de Barcelona han sido más discretos, los taxis no están pintados de rosa, simplemente llevan una discreta pegatina que las acredita como pink lady. Aun así, la iniciativa ha sido tachada de feminista y retrógrada.

Personalmente, pienso que es una buena opción para un segmento de marketing con un nuevo servicio a explotar. ¿Tú qué opinas? ¿Te gustaría un taxi rosa en tu ciudad?

Compartir este artículo

Ir a la barra de herramientas