Nada que declarar

El día de la creación de la Eurozona, 1 de enero de 1993, dos agentes de aduanas, Ruben Vandervoor, belga, y Mathias Ducatel, francés, descubren que pronto perderán su trabajo, porque va a desaparecer su puesto en la frontera. Pese a la francofobia del primero, y a la enemistad que les une porque Mathias está enamorado de la hermana de Ruben, se verán obligados a trabajar juntos en un vehículo especial de las aduanas internacionales, un Renault en las últimas.

Compartir este artículo

Ir a la barra de herramientas