Actividad física, alimentación adecuada e hidratación

Ejercicio e hidratación, claves para nuestra salud y belleza

Parece obvio, pero mucha más gente de la que pensamos no cumple con alguno de estos tres consejos básicos, así que, si quieres mantener un correcto estadoActividad física, alimentación adecuada e hidratación físico, no te pierdas las conclusiones a las que llegaron los profesionales asistentes al IX Congreso de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC):

‘Una inadecuada hidratación afecta al bienestar físico y mental, lo que implica un riesgo para la salud, especialmente en ejercicios de resistencia que sobrepasan los 45 minutos’. Lo que nos quiere decir la Prof. Dra. Marcela González-Gross es que hay que tener siempre preparada nuestra botella de agua o bebida isotónica antes de realizar cualquier ejercicio físico, por muy sencillo que vaya a ser.

En relación a esto último, la necesidad de combinar diferentes tipos de hidratación, la Doctora destaca que ‘es fundamental una correcta hidratación y que ésta debe realizarse con bebidas que además de tener agua, contengan hidratos de carbono y electrolitos’.

Por supuesto, estamos hablando de cualquier rango de edad aunque todo esto cobra más importancia cuando se trata de personas mayores, las cuales, ‘tienen menor cantidad total de agua en el cuerpo, su percepción de sed es menor que la de las personas jóvenes y sus funciones renales se reducen con la edad, a lo que se suma que beban poco por la incontinencia urinaria’, concluye la Doctora Ortega.

Si nos centramos en la época de la niñez y juventud, los consejos cambian, aunque la esencia es la misma. Un dato que no nos deja tranquilos es que, aproximadamente, el 50% de niños y jóvenes españoles no realizan suficiente actividad física.

“Mens sana in corpore sano”

Hoy, más que nunca, esta frase cobra sentido. Parece que no influye, pero, tal y como nos cuenta la Prof. Dra. Ana Adan, ‘los cambios en la cantidad de electrolitos en el cuerpo producidos por la deshidratación pueden alterar la actividad cerebral y otros sistemas que intervienen en el proceso cognitivo. Además, en un estado en el que no se tiene una óptima hidratación, la pérdida de líquidos conduce a la producción de hormonas de estrés, factor subyacente de los efectos negativos en la percepción, habilidad espacial y memoria’.

Practicando ejercicio diario, combinado con una correcta alimentación y, sobre todo, hidratación constante, no solo nos ayudará a estar mejor físicamente, sino a estar más a gusto con nosotros mismos y, sin darnos cuenta, con la gente que nos rodea.

Compartir este artículo

Sin comentarios

Añade tu comentario