Ni sordos, ni mudos

Las relaciones sexuales alcanzan una mayor plenitud cuando consiguen conjugar una serie de formas de expresión. El ser humano es un ente complejo e incluso sofisticado en muchas cuestiones. Su sexualidad lo sitúa en un plano completamente distinto en el reino animal. John Money − prestigioso sexólogo del hospital John Hopkins− decía que los humanos no somos robot hormonales como los animales. Afirmaba que en las personas son fundamentales el conocimiento y los afectos. Nuestra sexualidad es un buen ejemplo de la complejidad de nuestra especie.

El lenguaje nos diferencia incluso de los primates más próximos, con quienes compartimos la mayoría de nuestros genes. Nuestra extraordinaria laringe nos permite hablar y articular sonidos complejos. Sin embargo, esa maravillosa expresión no siempre está presente en el encuentro erótico. A fuerza de negar el placer sexual −y avergonzarnos de ello− nos hemos quedado mudos. A muchas personas les avergüenza la vista y tienen relaciones a oscuras. También hay otros tantos a quienes les avergüenzan los sonidos y tienen relaciones mudas.

Por otra parte, la charla erótica puede emplearse como herramienta para seducir y provocar excitación. Las frases sexuales permiten comunicarse sexualmente. Posibilitan expresar exactamente lo que se desea, así como nuestras preferencias. Esto, en sí mismo, contribuye a mantener —e incluso aumentar— el grado de excitación.

Si eres una persona tímida, puede que al principio te cueste encontrar las palabras −o simplemente el soltarlas−. De ser así, comienza emitiendo simples sonidos. Murmullos de complicidad, quejitas eróticas o jadeos sensuales, pueden estimular a tu pareja y acercar a la naturalidad en el uso de un lenguaje erótico.

Puedes, de hecho, incorporar sonidos a la masturbación. Vocaliza las sensaciones que experimentes cuando te masturbes. De ahí puedes pasar a expresar tus pensamientos, tus fantasías −que tu compañero/a te cuente las suyas−. Y no te preocupes si surgen palabras “fuera de tono”. La sexualidad se asocia con la trasgresión y por eso pueden surgir imágenes y palabras que —fríamente− calificaríamos de inadecuadas u obscenas.

Además, a todos nos gusta el reconocimiento y tu pareja no va a ser menos. Entre una y otra frase, recuerda contarle cuánto te gusta y te hace disfrutar. Si habéis llegado a un buen grado de compenetración, puedes pasar a contarle −de una vez por todas− lo que realmente ‘te pone’. Así, la próxima vez que te susurre algo al oído, puede utilizar tus propias ideas ¿Qué te gustaría que te dijeran al oído? ¿Hay palabras que puedan llevarte a las puertas del orgasmo?

Autores: Dra. María Pérez Conchillo, psicóloga clínica y sexóloga; Dr. Juan José Borrás Valls, médico sexólogo y psicoterapeuta; y D. Xud Zubieta Méndez, psicólogo sexólogo. Profesionales del Instituto de psicología sexología y medicina sexual Espill.

Compartir este artículo