Decimos ‘Sí’ cuando en verdad queremos decir ‘No’

Para evitar situaciones incómodas, preferimos mantenernos bajo el mismo pensamiento de la mayoría. Entonces, ese “Sí” que parece tan convincente, realmente es un asustadizo “NO”.

Tener un pensamiento distinto  no significa ser el conflictivo del grupo. Solo significa mostrar nuestra opinión con libertad, y sin aferranos a ella decidir ser sinceros a pesar de no tener la aprobación de los demás.

Busca el equilibrio en tus relaciones personales. Siempre habrán personas en desacuerdo con nuestra forma de pensar; pero si lo ves positivamente, eso es lo interesante de relacionarnos unos con otros. La frase aquella: “la vida sería muy aburrida si todos pensáramos igual parece muy cierta“, medita en ella.

Compartir este artículo