El enojo y la ira se pueden controlar

¿Es posible expresar el enojo sin perder el control? El ser humano es quién decide como sentirse y comportarse. Es normal sentir enojo frente una situación conflictiva, pero actuar con ira dependerá de tu reacción.

Antes de continuar debemos comprender la diferencia entre el “enojo” y la “ira”. El primero es un sentimiento de disgusto, hostilidad, indignación, o exasperación hacia algo o alguien; y el segundo es la magnitud superior del enojo.

El problema con la ira es la dirección a la que te impulsa. El enojarse está bien, pero la agresión y la violencia no lo están. Por ello, es bueno orientar el enojo o la ira hacia una conducta buena.

Por ejemplo, si alguien está lastimando a un miembro de tu familia, la ira es la reacción que te impulsará a entrar en acción para salir a defender a la persona afectada. Esta clase de ira ante la injusticia, es saludable.

Aprende a controlarte. Manejar el enojo o  la ira es cuestión de pensar en tus acciones y reacciones antes de actuar. Buena suerte.

Compartir este artículo