La cromoterapia y las paredes de la casa

Si estas pensando en pintar las paredes de tu casa, es importante que pienses en los colores. Según la Cromoterapia, ellos influirán mucho en el estado de ánimo de sus habitantes.

En primer punto es conocer la división de los colores en grupos de a tres:

Los colores activos:

En este grupo encontramos al amarillo, al rojo y al naranja. Según esta ciencia, ellos aportan positividad, confianza y extroversión, por lo que son perfectos para oficinas o salas de estudio.

El amarillo: Aporta energía y vitalidad.
El rojo: Calienta la habitación.
El naranja: Fomenta la conversación.

Los colores pasivos:

En el segundo grupo encontramos al azul, el verde, el morado y sus tonalidades. Ellos te dan la sensación de paz y frescura.

– El azul: Encaminado a relajar.
– El verde: Proporciona equilibrio.
– El violeta: Crear confort.

Los colores neutros:

Los colores neutros son el blanco, el gris, el beige y el negro. Estos colores no transmiten mucho, pero son perfectos como “conductores” de los demás colores. Es decir, engrandece la acción de los demás tonos de la habitación.

Compartir este artículo