Perfil de la persona que padece de angustia

Una crisis de angustia suele ser definida como la aparición temporal del miedo a causa del sentimiento de amenaza que está presente en todo momento. La persona que padece de este malestar suele presentar estos síntomas:

– Palpitaciones, sacudidas del corazón o elevación de la frecuencia cardiaca.
– Sudoración.
– Temblores o sacudidas.
– Sensación de ahogo o falta de aliento.
– Sensación de atragantarse.
– Opresión o malestar torácico.
– Náuseas o molestias abdominales.
– Inestabilidad, mareo o desmayo.
– Miedo a perder el control o volverse loco.
– Miedo a morir.
– Escalofríos o sofocaciones.
– Desrealización (sensación de irrealidad) o despersonalización (estar separado de uno mismo).
– Parestesias (sensación de entumecimiento u hormigueo).

Compartir este artículo