Marca tu propio ritmo en la vida

¿Te ha pasado alguna vez que al llegar a casa después de un duro día de trabajo tenías la sensación de haberlo hecho todo en piloto automático? Como un robot te levantaste esa mañana al sonar el despertador, te vestiste, saliste a trabajar y… no recuerdas nada más. La rutina del día a día ha terminado por engullir tu capacidad para tomar nuevas decisiones, para disfrutar de momentos divertidos, para descubrir aspectos únicos en cada una de las personas que te rodean. Si es tu caso, significa que te has olvidado de vivir cada día con la intensidad que mereces.

Así que ha llegado el momento de que tomes las riendas de tu destino y vuelvas a disfrutar de los placeres que la vida te ofrece. Ahí fuera hay miles de momentos mágicos esperándote, hasta en las situaciones más cotidianas, esas que te sabes de memoria. No importa: cada día puede ser distinto al anterior, lo que cuenta es tu actitud. Como si fueses la baterista de una banda de Rock & Roll marcando el ritmo de tu grupo, agarra con fuerza las baquetas y empieza a hacerte oír en tu vida.

¿Cómo quieres que sea el día de hoy? Si lo tienes claro no dudes y hazlo realidad. Eres una mujer fuerte, decidida, capaz de lo que te propongas. Y lo mejor de todo es que puedes contagiar al resto con tu actitud. Imagina a todos bailando a tu alrededor al ritmo de tu batería, mientras encaras el día con una sonrisa y la confianza de quien sabe que detrás del momento más pequeño hay una oportunidad para hacer algo realmente grande y, sobre todo, para disfrutar. Disfruta de todo: de tus amigos, de tu familia, de tus compañeros de oficina, del trabajo y de ti misma.

¿Preparada? ¡Rock & Roll!

Compartir este artículo