¿Sabes qué es el “efecto halo”?

El  “efecto halo” fue respaldado por el psicólogo Edward L. Thorndike en 1920.  El concepto hace referencia a la tendencia natural que tenemos de  seleccionar y generalizar un rasgo positivo o negativo de una persona por la primera impresión.

Esto se debe a que solemos calificar a las personas por su apariencia. Si en el primer contacto se mostró “atractivo”, en su siguiente visita tendremos un concepto ya establecido de la persona. Por ello, los especialistas en imagen personal recomiendan asistir a las entrevistas de trabajo muy formales.

El efecto halo suelen tenerla en mayor medida las personas de buena apariencia física. Pues, al ser bellos dan la impresión de tener una personalidad adorable. Ello explica por que las estrellas de cine y los modelos son muy solicitados en la publicidad y el marketing.

En la política, el efecto halo logra explotar otros virtudes humanos, como la buena conversación, el trato amable, la inteligencia  y la generosidad.

Compartir este artículo