Razones para elegir una cocina blanca

7 razones para elegir una cocina blanca

La cocina es una de las estancias del hogar donde más horas pasamos, ya sea entre fogones, fregando o incluso comiendo, ya que si tenemos espacio podemos añadir una mesa y sillas o una barra para comer. Es un espacio imprescindible en nuestras casas, así que tendremos que sentirnos a gusto, y el primer debate es una cocina blanca o con un toque de color. Nosotros lo tenemos claro, nos quedamos con las cocinas blancas, tenemos un montón de razones para ello y es fácil dar con ejemplos a imitar, como estos de Pizca de Hogar.

1. Nunca pasan de moda

Sin lugar a dudas, es nuestra principal razón para apostar por el blanco en nuestra cocina. Es un color atemporal, que no pasa de moda. Piensa que la cocina es, junto al baño, la estancia más cara de reformar así que una vez entramos en ella mejor ir sobre seguro y elegir un color, el blanco, del que no nos arrepentiremos rápidamente. Las tendencias cambian, el blanco siempre está ahí.

2. Ofrecen más espacio

Si tienes una cocina, el blanco es la solución a tus problemas de espacio. No físicamente, pero sí que nos ofrece una solución sensorial. Como bien sabrás, el blanco aumenta la sensación de espacio en cualquier estancia, y el caso de la cocina no es ningún secreto. Visualmente tendrás más espacio, y eso es algo que siempre se agradece.

3. Ganarás luz

Además de espacio, el blanco también nos da más luz -y aquí sí que es literal-. El blanco es el color que mejor refleja la luz, de forma que si tienes poca luz natural la solución más eficiente pasa por elegir el blanco. Además, tenemos la ventaja que nos sirve para paredes, suelo y muebles.

4. Son unas cocinas muy versátiles

El blanco es un color al que no le afecta el paso del tiempo. Igual que otros colores se desgastan a medida que pasan los años y nos exigen un mayor mantenimiento, el blanco mantiene su fuerza por mucho que pase el tiempo, y admite que lo combinemos con toques de otros colores a la hora de elegir muebles, decoración, etc.


5. Combina con todos los estilos

Dentro de esa versatilidad de la que hablábamos en el punto anterior podemos añadir que el blanco nos sirve para cualquier estilo de cocina, desde una cocina minimalista a una de estilo nórdico, pasando por las cocinas rústicas, las industriales, etc. Esto aumenta todavía más nuestras opciones decorativas.

6. Nos ayuda a dividir espacios

Hay quienes dicen que el blanco es un lastre a la hora de dividir los espacios abiertos. Sin embargo, si tienes una cocina abierta puedes aprovechar el blanco para separar visualmente la cocina del salón, el pasillo o el resto de estancias anexas a ella. Es una forma más de marcar la diferencia entre un elemento y otro. Pero no hace falta tener una cocina abierta, con las cerradas también es un elemento diferencial más.

7. Puertas correderas de dos colores

Más que una ventaja, es un recurso decorativo muy interesante. Para reforzar esa división de espacios podemos instalar una puerta corredera blanca por el lado que da a la cocina y del mismo color que el resto de puertas por el otro que nos ayudará a decorar tanto la cocina como la estancia anexa sin perder la línea decorativa. Al ser corredera, evitamos el contraste entre colores al abrirla.

Como ves, tenemos muy buenas razones para quedarnos con una cocina blanca. Podemos decorarla a nuestro gusto y con un estilo que siempre estará de moda, además de ofrecernos posibilidades de todo tipo. Trucos como el de la puerta corredera de dos colores no hacen más que aumentar las opciones de estas cocinas.

 

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No

Compartir este artículo